+562 2334 5189 info@paltahass.cl

 

Hace tan solo dos años, la finca El Centenil, junto a la localidad onubense de Villablanca, era un gran solar en el que había cesado toda actividad agrícola por el lento declive de la fábrica de celulosa de Ence.
Esta imagen ha cambiado radicalmente en los últimos meses. Cientos de hileras de pequeños árboles de hojas puntiagudas, amarradas aún a sus testigos, han creado una nueva estampa en el paisaje agrario de Huelva. ¿Cuál es el secreto de esta transformación radical? La respuesta es sencilla: “Nos hemos propuesto producir las mejores Paltas de Europa”, indica Estanislao Martínez.
Este empresario sevillano es el presidente de Labs & Tech Holding Solea (cuya principal filial es la compañía AGQ Labs). Esta firma le compró a Ence la finca de regadío El Centenil (con 169 hectáreas) en febrero de 2017 y solo unos meses después comenzó la transformación de las primeras 76 hectáreas para poner la explotación de palta más avanzada del mercado. Labs & Tech Holding Solea ya ha comprado las plantas para hacer una segunda fase, que abarcará otras cuarenta hectáreas. Así ha nacido el proyecto Natural Crops, que ha rebautizado la finca como “El Centenil-California”, y que requerirá una inversión de 12 millones de euros.

Previsiones

La iniciativa parte de una demanda claramente insatisfecha. En este momento Europa consume 300.000 toneladas de esta fruta y solo produce 50.000. “Frente a países como México, Chile Perú o EEUU, el consumo en el Viejo Continente ha sido insignificante, pero está creciendo a un ritmo superior al 20% anual”, indica Martínez. La mayor parte del “oro verde” que llega a las mesas de los consumidores europeos se produce al otro lado del Atlántico. Pero se trata de un fruto “climatérico”, es decir: “sigue madurando en el árbol sin estropearse y por tanto alcanzando mejor calidad, pero al ser cortado ya no avanza; eso explica porqué cerca de Europa podemos llegar con mucha más calidad que los que vienen de fuera (que han de ser cortados e interrumpidos en su maduración 1-2 meses antes)”.
La gran dificultad de este proyecto radica en que el aguacate está sometido a enormes restricciones para arraigar con éxito en países europeos. “Necesita agua de calidad y aportada con precisión, suelos profundos y un clima suave en el que no haya heladas ni un calor excesivo”. Los productores españoles están concentrados en Velez-Málaga y Motril, donde hay unas 7.000 hectáreas, la mayoría con producciones familiares muy atomizadas. “En El Centenil —suroeste de Huelva— se dan las circunstancias idóneas”, subraya Estanislao Martínez, que considera que el cultivo en la provincia de Huelva sería viable, como máximo, en un área de 10.000 hectáreas (que son las que se ajustan bien a los parámetros que exige el aguacate).

Factor tecnológico

La clave del proyecto de El Centenil-California está en la tecnología. AGQ Labs ha realizado la gestión técnica de plantaciones en Iberoamérica y Sudáfrica, haciendo el seguimiento y el control nutricional de los cultivos. En Málaga la media de producción es de nueve toneladas por hectárea, “una cifra que asciende a quince toneladas en aquellas explotaciones con un fertirriego más tecnificado”. En el caso de El Centenil, esta cifra podría superar las veinte toneladas por hectárea a partir del cuarto año, cifra en la que se mueven las fincas americanas que cuentan con asesoría de AGQ Labs.
Pero hay más tecnología para lograr que la mejor palta de Europa esté en Huelva. “Hemos puesto un sistema de microaspersión de agua, que evita heladas si la temperatura es inferior a cero grados y, en verano, en casos de que haya un calor extremo, es capaz de rebajar casi diez grados”.
Los pequeños palteros” de El Centenil-California darán ya sus primeros frutos el próximo año.

Fuente: Panoramaruralahora.com