+562 2334 5189 info@paltahass.cl

Una energética defensa es la que hace la Asociación Paltas de Chile AG respecto a lo que -dicen- es estigma que se ha instalado respecto de su responsabilidad en la sequía en la zona central del país, toda vez que esta es una fruta que requieren gran cantidad de agua para producirse.

Según el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), la palta requiere de 400 litros de agua para producir un kilo, y si bien hay varias frutas que necesitan de una cantidad mayor -como las cerezas o las uvas-, este árbol necesita la misma cantidad todo el año y no en determinadas temporadas.

Fue una nota del medio EFE, que habla de cómo el “oro verde” seca la zona central de Chile, la que encendió las alertas al interior del gremio, donde el director ejecutivo de Paltas de Chile AG, Francisco Contardo, señala que “responsabilizar a una zona agrícola por una sequía, que es de carácter mundial, me parece abismante”.
El ejecutivo explica que según el último catastro agrícola publicado la semana pasada, son cerca de 30 mil hectáreas –y no 40 mil como plantea la nota- las que tiene el sector a lo largo del país, y en este no se contabilizan los recortes de cultivos que se han hecho tanto en Petorca (se redujeron un 50% las plantaciones) como Quillota (-30%) para acotar el impacto hídrico.

Así -dice Contardo-, en realidad serían unas 25 mil hectáreas las que se tienen a nivel nacional y hay grupos de agricultores -se incluyen palteros- que han brindado agua a las comunidades que hoy tienen problemas de acceso a este bien indispensable, conectándola a sus propios pozos, e incluso, cediendo algunos derechos de aprovechamiento para esto.

Falta de infraestructura
La falta de infraestructura que permita sopesar la escasez hídrica es un hecho en nuestro país. Si bien el gobierno trabaja por un lado en distintas alternativas que permitan hacer más eficiente el uso de este recurso, el sector privado también ha buscado sus propios caminos.
Contardo señala que justamente dentro de las próximas semanas comenzarán a implementar un piloto en dos campos de empresas socias del gremio, con miras a reducir entre un 20% y 30% el uso de agua en el riego.
La marcha blanca durará seis meses y trajeron la tecnología de la mano de una firma suiza llamada Aqua4D. “Esta tecnología ya ha sido probada en otros países. En palabras super simples, es un tubo que se pone justo a la salida de la caseta de agua y destruye la molécula de agua haciéndola más fina. Esto genera que tenga mayor penetración en las raíces de los cultivos, y, por tanto, se necesita menor cantidad de agua para regarlos”, explica Contardo.

Importante: La nota de Diario Financiero se mantiene cerrada y exclusiva para los suscriptores del medio y es una medida para premiar a sus lectores de pago. A pesar de hablar con el diario, la nota no puede abrirse por decisiones comerciales ligadas a lo anteriormente expuesto

Fuente: df.cl