+562 2334 5189 info@paltahass.cl

San José Farms ha extendido su presencia en Perú, Colombia, México, Estados Unidos y Europa, como soportes productivos y comerciales para abastecer una dinámica demanda del ‘aguacate’ en el mundo y también en nuestro país. Los cítricos han demostrado ser un atractivo complemento, pero la oferta de esta compañía no se restringe a frutales de hoja persistente. Por otro lado, el desarrollo agrícola en asociación con inversionistas institucionales es clave dentro de la estrategia de la compañía.

Patricio Trebilcock Kelly y Cristian Aránguiz

San José Farms es una empresa matriz que desarrolla el negocio de cítricos y paltas principalmente a través de la exportadora Baika, la cual también trabaja con frutos secos. Además, son parte de este holding las empresas de frutas procesadas Vilkun (deshidratados, congelados, liofilizados) y Andes Secret (productos con valor agregado), que trabajan bajo la división de negocios Baika Nutrition. Por otra parte, participa de la propiedad de Hortifrut y por lo tanto se vincula con la marca Naturipe® (EE UU), perteneciente a esta última.

Sus envíos se dirigen a Europa, Norteamérica, Asia y Latinoamérica. Aunque de origen chileno, hoy puede considerarse como una empresa globalizada. A fines de agosto se informó la compra, a través de la filial Baika Europa S.L., de la compañía Tropical Millenium en Málaga, España, especializada en la distribución de paltas, mangos, papayas y pitayas, reforzando su presencia en ese continente.

Redagrícola entrevistó a su gerente general, Pedro Jaramillo, ingeniero civil industrial (PUC), M.B.A. (UCLA), para conocer la visión de la empresa sobre los distintos productos que comercializa, profundizando especialmente en paltas y cítricos, administrando más de 4.000 hectáreas en Chile y Colombia.

EL MERCADO DE LA PALTA PRESENTA UN GRAN DINAMISMO LOCAL E INTERNACIONALMENTE

–¿Cuál es el objetivo de la empresa en el negocio de la palta de aquí a 5 años?
–Nuestra estrategia se dirige a ser un actor global, abasteciendo con fruta de buena calidad durante todo el año calendario a nuestros clientes en Europa, EE.UU., Asia, LATAM y Chile. Para eso aspiramos a tener presencia en las distintas ventanas productivas y poder seguir consolidándonos como un referente en todo el mundo.

–¿Cómo ves las proyecciones de la palta en Chile?
–El mercado doméstico es fuerte, súper interesante. Tener un producto fresco con demanda interna es muy bueno, ya que te da una flexibilidad importante; ahí nosotros contamos con una filial que se dedica a vender al retail y al mercado mayorista local. En un año normal, el 20 a 25% de la producción se queda acá. Sumar el consumo interno a la exportación ha sido clave en un mercado de la palta que presenta gran dinamismo. Sin embargo, los rendimientos no se comportan de manera estable de un año a otro. La oferta y la demanda empujan fuerzas que inciden sobre dónde conviene más vender tu fruta. Es muy importante tener mucha presencia en Europa, el destino principal de la palta chilena, y también en EE.UU., que se abastece principalmente de México.

–En un mundo que avanza cada vez más por requerimientos de sostenibilidad y medioambiente, ¿cuáles son los retos como empresa y a nivel industria?
–Estamos trabajando fuertemente en una estrategia de sustentabilidad que vio la luz en 2021, con cuatro verticales: medioambiente, comunidades, calidad de fruta e integridad del negocio. Todo esto, siempre en el marco de poder contribuir al desarrollo agrícola de nuestro país y, en especial, de los lugares donde contamos con instalaciones productivas. Otro factor clave corresponde a la diversificación geográfica: nosotros tenemos campos propios y de productores asociados en las regiones de Coquimbo, Valparaíso y O’Higgins; estas dos últimas áreas serán fundamentales en la producción chilena en el futuro. La diversificación juega un rol central a la hora de mantener un negocio agrícola estable ante al cambio climático. Por ejemplo, hoy enfrentas heladas donde no existían. Mover la frontera de producción plantea desafíos: en el norte siempre ha habido buenas condiciones de temperatura para la cuaja; a medida que avanzas hacia el sur esa ventana de temperaturas se acorta. El palto es una especie compleja de cultivar, resulta difícil proyectar cuánto volumen tendrás, por ello ser un buen productor, como nosotros, aporta un valor.

–¿Cómo se logra ser un buen productor de paltas?
–Pasa por el desarrollo técnico de los equipos, mantener un aprendizaje año a año e incorporar tecnología y datos en la toma de decisiones. Queremos traspasar nuestra experiencia a productores asociados de forma de poder maximizar las producciones agrícolas. Por otro lado, ser un buen productor también tiene que estar relacionado con el desarrollarse de manera sostenible. Si algo hemos aprendido en los más de 30 años de existencia de nuestra compañía, es que el estrecho trabajo entre las empresas, comunidades y entidades públicas, es clave para crecer y seguir aportando a la agricultura de nuestro país.

–Ustedes cuentan con una gerencia de inversiones agrícolas en San José Farms, liderada por José Gabriel Correa, que actualmente es el presidente del Comité de Paltas de Chile. ¿Cuáles son los objetivos de esta área?
-Desarrollar campos y asociarnos en etapas tempranas con inversionistas institucionales que nos entreguen un contrato de operación agrícola y comercialización de la fruta. Hoy en día, hemos logrado el cierre de algunos proyectos en Chile y tenemos en carpeta proyectos también para Colombia.

EL ROL DE COLOMBIA, PERÚ Y MÉXICO EN LOS PLANES DE DESARROLLO

–De acuerdo a Sergio Plata, country manager de Baika Colombia, la compañía se ha puesto como meta completar 1.000 ha de paltos al 2023 en ese país. ¿Dentro de la estrategia corporativa, la presencia en Colombia apunta a tener fruta los 365 días del año?
-Vimos a Colombia como un complemento clave para nuestra producción en Chile, ya que la estrategia de nuestra empresa es abastecer a nuestros clientes los 365 días del año con las mejores paltas a través de exportadora Baika. Creemos en el potencial de Colombia para lograrlo, siempre preocupados por una producción amigable con el medio ambiente y las comunidades vecinas a nuestras operaciones.

–También tienen presencia reciente en Perú, ¿en qué etapa se encuentran?
–Es un país muy importante para el mercado mundial de palta, por lo cual abrimos la exportadora allí en 2021. Abastecemos nuestras plataformas de Europa, EE UU y Chile con fruta peruana producida por terceros, siempre apuntando a ciertos nichos con fruta que cumpla los estándares de calidad.

–¿Y en México cómo han ido avanzando?
–También tenemos una exportadora desde hace más de cinco años. El 95% de la fruta va a EE UU a través de Naturipe Avocado Farms. Este desarrollo nos ha permitido también llevar nuestros productos a plazas nuevas, como Argentina y Europa.

–¿Cómo es el rol de Naturipe Avocado Farms?
–Vendemos nuestras paltas a través de nuestra oficina en Estados Unidos utilizando la marca Naturipe. Nuestro crecimiento ha sido considerable, sumando a nuestro catálogo de clientes a los retailers más importantes, como Walmart y Costco, entre otros.

–¿Han trabajado en desarrollo genético?
–Llevamos a cabo un área de I+D que tiene que ver más con la idea de dar estabilidad productiva al palto, pero no con genética de la fruta misma. Ejecutamos, asimismo, muchos proyectos asociados al aumento de la eficiencia hídrica y, junto con ello, cómo mejorar el uso de los suelos en nuestros campos. En la costa hay terrenos complicados donde evaluamos el compostaje con el fin de agregar materia orgánica, todo de la mano con el tema de sustentabilidad que estamos impulsando. Por ejemplo, durante 2021 produjimos más de 1,800 m3 de compost en base a residuos orgánicos de nuestros campos, el cual integramos en nuestros propios suelos a lo largo de todo Chile.

CÍTRICOS: HEMOS DESARROLLADO UN BUEN MÚSCULO DE COMERCIALIZACIÓN

–¿Qué rol asignan a los cítricos en su paleta de frutales?
–Son un buen complemento para la producción de paltas, ya que en Chile existe una gran heterogeneidad de suelos y los cítricos se adaptan a condiciones en que los paltos no se desarrollan adecuadamente. Entre ellos destaco los limones, de los cuales tenemos 150 ha en Rapel (región de O’Higgins), porque cuentan con un mercado interno muy rentable en verano; también tienen demanda en el mercado asiático, en países como Japón, China y Corea, además de EE UU. Así, su matriz de venta resulta más diversificada, a diferencia de las mandarinas que van al mercado norteamericano en un 95%. Por otro lado, las mandarinas entregan excelentes producciones en Chile, en que tenemos 220 ha plantadas. Aunque el ‘pero’ está en su característica de mono mercado, Estados Unidos premia la calidad de la fruta chilena con buenos precios en comparación a otros destinos. Junto con el buen desarrollo de cítricos también hemos desarrollado un buen músculo de comercialización.

–¿Cuáles son los aspectos que más te preocupan como gerente general a la hora de exportar?
–Te diría que hay cuatro situaciones; la primera, asociada al cambio climático: esperamos un avance como país en políticas públicas relacionadas a la desalación del agua, y ponernos de acuerdo en el mejor uso del recurso hídrico. La segunda, la logística: por ejemplo, la temporada pasada, la volatilidad de los tiempos de tránsito afectó muchísimo los retornos de la fruta y la demanda de capital de trabajo, lo que generó un atraso en el proceso de liquidaciones. El tercer factor es el aumento de los costos: fletes marítimos, insumos como cajas de cartón y la mano de obra, han presionado los márgenes del negocio. Por último, tenemos la inestabilidad de la demanda en los mercados, principalmente por la inflación, los efectos del conflicto entre Rusia y Ucrania y el Covid-19 que sigue afectando en el continente asiático.

–¿Hacia dónde apuntan hoy tus desafíos en lo profesional?
–Chile es una potencia alimentaria, lo que genera un reto en la transformación digital y las buenas prácticas de gestión en la industria. Ha sido muy entretenido implementar estas nuevas prácticas en la empresa. Por ejemplo, coordinar una serie de escenarios, como campos, plantas, exportadoras y oficinas comerciales, de manera que esa cadena funcione de modo integrado. Siempre es fácil decirlo, pero es difícil hacerlo. Otro asunto central se vincula a la transparencia: que cada productor sepa la información del día a día de su fruta. Estamos muy enfocados en incorporar de buena forma la tecnología en nuestros procesos, lo que ya estamos llevando a cabo gracias a la creación de un Portal de Productores online, donde se detalla la información de la gestión de la fruta.

Fuente: Red Agrícola